Esta web utiliza cookies propias y de terceros, para mejorar tu experiencia y recopilar información estadística sobre tu navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra "Política de cookies".

Más Información Acepto

Apuntarse a una escuela de danza durante esta temporada otoño/invierno

Directorio de enlaces y artículos

Síguenos en

Twitter
DIRECTORIO ARTÍCULOS
Buscar
Agregar enlace Agregar artículo

INICIO > Artículos y notas de prensa > Educación y Formación > Academias > Apuntarse a una escuela de danza durante esta temporada otoño/invierno

Noticias de actualidad

Artículos y notas de prensa relacionadas con Academias

03 OCT 2017

Apuntarse a una escuela de danza durante esta temporada otoño/invierno

Educación y Formación > Academias

Lo normal es que se confunda escuela de danza con la de baile. ¿Hay diferencias? Aparentemente, o mejor dicho hoy en día están confundidas  dentro del mismo concepto: centro donde aprender a bailar. Pero esta definición se queda escasa porque no recoge todas las pretensiones de los usuarios que ya tienen preconcebida la idea que esperan materializar

cuando se matriculan en una de las dos escuelas.

 

En realidad ambos centros se ocupan de que el alumno aprenda a bailar, pero las clases de danza aparecen como primera opción, o una de las primeras cuando no la única, el aprendizaje y desarrollo de la danza clásica. El llamado ballet clásico, donde sin lugar a dudas comienzan desde niños y también ingresan alumnos procedentes de otras escuelas, aunque ya no sean niños.

 

Sin embargo, la escuela de baile deja más abierta la puerta al resto del baile, es decir, a todos los demás estilos y disciplinas que no están sujetas a la edad y a las exigencias que hay que demostrar tener cuando se aspira a bailar danza clásica y contemporánea.

 

Además, las expectativas de alguien que empieza en la danza no suelen ser ni de lejos parecidas a las que presenta un usuario que solo quiere bailar para divertirse o estar relativamente en forma.

 

Partiendo de estas fórmulas que en nada se parecen, ambas son igualmente aceptadas por el sector de la formación del baile a nivel profesional, amateur y como entretenimiento u ocio alternativo a un gimnasio, por ejemplo. Y los centros se orientarán de la manera más adecuada a los propósitos del mismo para atraer a sus alumnos.

 

De esta manera, quienes comiencen a estudiar ballet clásico y deseen formarse, acudirán a una escuela de danza donde al menos esta disciplina sea una oferta clara. Es posible que además ofrezca otros estilos de baile, como la danza contemporánea, el jazz o el arte escénico en general, pero también aprender los ritmos latinos, el Street dance y otros estilos actuales para desarrollarse profesionalmente o solo disfrutar del baile.

 

Encontrar alternativas pasa por elegir bien la escuela según los propósitos del alumno. Si se trata de aprender a bailar salsa para divertirse o para competir, ya son dos opciones muy diferentes, pero que sin ser imposible, pueden llevar la una a la otra. El caso es estar en la escuela apropiada y desarrollarse, o también no simplemente acudir como mero pasatiempo. 

Apuntarse a una escuela de danza durante esta temporada otoño/invierno